¡Qué me gusta descubrir sitios nuevos en Barcelona o relativamente cerca! En este caso tuve la oportunidad de acompañar al equipo de prensa que viajó a Narbonne para cubrir un reportaje sobre Les Grands Buffets y su creador, Louis Privat.

Salimos con los compañeros de Tryptic Comunicación y Nius Diario con Renfe SNCF, en un cómodo viaje que duró apenas dos horas. Comentar que RENFE y SNCF se han unido para ofrecer el mejor servicio, permitiendo conectar grandes ciudades con una nueva dimensión internacional con reducciones muy importantes de tiempo en los viajes. 

Al finalizar el trayecto; una visita por la acogedora ciudad de Narbona y directos para Les Grands Buffets.

Les Grands Buffets se ha convertido como un lugar indispensable y un reclamo turístico propio en la región de l’Occitane, donde poder disfrutar de las recetas más antiguas de la cocina tradicional francesa dónde poder degustar uno de los Buffets de quesos más grandes, un sinfín de mariscos, en defintiva, saborear sin límite una minuciosa selección de recetas de la cocina tradicional francesa y endulzarse con más de 100 postres elaborados por un Maestro Pastelero, todo ello, en una decoración única, cuidada y que nos transporta al tiempo de la época de la burguesía de la zona.

Disfruté como una enana, aunque ni en una semana podría conseguir probarlo todo… y me quedé con muchas ganas… ¡lo cual implica que tendré que volver seguro!

 

  

ENG: I DO love to discover new places in Barcelona or relatively nearby! And, in this case I had the opportunity to share a nice journey with the press team that travelled to Narbonne to cover a report on Les Grands Buffets and its creator, Louis Privat.

We went out with our colleagues from Tryptic Comunicación and Nius Diario with Renfe SNCF, in a comfortable trip that lasted barely two hours. Must mention that RENFE and SNCF have joined to offer the best service, allowing to connect big cities with a new international dimension with very important reductions of time in the trips. 

At the end of the journey, a visit to the cozy city of Narbonne and direct to Les Grands Buffets.

Les Grands Buffets has become an indispensable place and a tourist attraction of its own in the region of l’Occitane, where you can enjoy the oldest recipes of traditional French cuisine and taste one of the largest cheese buffets, endless seafood products, in definitive, to taste without limit a meticulous selection of recipes of the French traditional kitchen and to be sweetened with more than 100 desserts elaborated by a Pastry Master, all it, in a unique, taken care of decoration and that transports us to the time of the epoch of the bourgeoisie of the zone.

I enjoyed myself so much with the food and the place, although not even in a week could I get to try it all… which means I’ll have to come back for sure!
♥ FACEBOOK ♥ BLOGLOVIN’ ♥ INSTAGRAM ♥ TWITTER

Ir al post original

Y seguimos con la ruta por USA, en concreto la Costa Oeste… y continúo dónde lo dejé: después de las Vegas y todo su esplendor.
De esta impactante ciudad pasamos al entorno natural, de nuevo. Esta vez para visitar Zion Park, en Utah. Sin duda uno de los momentos más «desconexión» del viaje ya que, plenamente improvisado, acabamos bañándonos en uno de los ríos que bajan por el parque desde el cañón (sí, en ropa interior).

Ir al post original

¡Hola bonitos!
Los que me siguen en Instagram (quien no lo haga… a qué esperáis??!!! 😛 @barbaraders) han ido viendo mis andanzas por Estados Unidos, concretamente; una ruta por la Costa Oeste, con un total de 4000 kilométros realizados y muchos, muchos sitios visitados, que os explicaré en dos partes (o 3…).
Vamos allá:
Aterrizamos al mediodía en San Francisco, después de 12 horas de vuelo (directo, eso sí) y aprovechamos esa tarde para ver los alrededores del hotel: Fisherman’s Wharf, el Pier 39 (donde se encuentran los leones marinos) y la famosa calle Lombard Street. Situada entre Hyde y Leavenworth, Lombard Street, es la calle conocida como la más empinada de San Francisco.
El siguiente día en la ciudad de San Francisco aprovechamos para ir de compras y visitar Alcatraz, que realmente ponía los pelos de punta, no solo por el sitio, si no por lo que vas escuchando por la audio guía, que te va haciendo un recorrido por toda la prisión con detalles.
Por la tarde hicimos un tour típico con un ‘local’ en su furgoneta, ¡que nos enseñó toooodo San Francisco a toda leche! Pasó por el Puente Golden Gate, por Fisherman’s Wharf, Jefferson Street, North Beach, Broadway at Columbus Avenue, Chinatown, Fort Point National Historic Site, y por Pacific Heights, el hogar de Billionaire’s Row, que cuenta con los estados de políticos, titanes de la tecnología y otras celebridades de San Francisco (incluida la casa de la Sra. Doubtfire). 

Ir al post original